¿QUÉ ES UN VAGO EMOCIONAL SINO UN MENTIROSO SIGLO 21?

emotionallazyheader.jpeg

Hemos estado explorando la mentira, por qué mentimos y por qué es una adicción completamente omnipresente en los países industrializados. También hablamos sobre el hecho de que hay muchas clases y niveles diferentes de mentiras y que, aunque la mayoría de las mentiras son aparentemente benignas, tan solo lo son aparentemente.

Todas las mentiras dejan una marca, una cicatriz en nuestra dignidad, en quién creemos que somos y en la manera en que nos relacionamos con nosotros mismos y con el resto del mundo.

El mentiroso piensa, o se miente a sí mismo pensando, que puede mantener la pretensión de ser honesto, pero no puede esconderse para siempre.  La mayoría de las veces, sabemos cuando alguien nos miente.  Sentimos que se nos está mintiendo y no nos gusta, terminamos resintiendo al mentiroso.

Tarde o temprano, la mentira corroe todas las relaciones, principalmente la relación con uno mismo y luego con todos los demás.

La mayoría de las personas mienten sin siquiera saber que están mintiendo, se vuelve un mecanismo de respuesta predeterminado.  Inventan excusas, dan explicaciones, ocultan información, tergiversan los hechos por muchas razones, pero más comúnmente para no ser descubiertos, para hacer que otros crean que son "más" de lo que no son, e incluso también mienten para evitar lastimar a los demás. Somos "expertos" en enmascarar la verdad.

Acabo de encontrar una interpretación interesante sobre la mentira.  Lo que Seth Godin llama el "perezoso moderno" el vago moderno.  Un estilo de pereza muy siglo XXI. Él dice que el vago de antes evitaba limpiar el garaje o lavar los platos o cortar el césped, pero que  "el holgazán, el vago moderno, evita el trabajo emocional".

Este vago moderno es un mentiroso moderno típico. Es alguien que ha vendido su alma a la comodidad de no ser responsable de casi nada de verdadero valor. El holgazán moderno se esconde detrás de "falta de compromiso" y "no interferencia" porque no quiere hacer el "trabajo emocional" que requiere el comprometerse con su verdad

Este perezoso emocional evita el trabajo emocional. Y lo que eso significa es que el holgazán moderno no tiene el coraje de cuestionar sus convicciones, (¿tie it with power of thoughts in book?) carece de dignidad para mirar los hechos como los ve o los sabe, para hacer la pregunta obvia porque ésta puede resultar en una respuesta dolorosa, incomoda; no posee ni quiere poseer la habilidad de estar presente con el dolor ajeno (link with Primer Principio en el libro?)  o con una causa que pretende que le importa, de involucrarse con lo que sabe que es justo, de ayudar a otros, de fomentar conversaciones significativas y verdaderos diálogos en lugar de argumentos; en una palabra, de enfrentar sus miedos.

Esta pereza emocional pinta la triste imagen de una vida vivida en la oscuridad de una mentira.

Sin control, esta falta de honestidad emocional, se convierte en una descolorida huella digital y  la triste marca irrelevante que dejas en este mundo.

El perezoso moderno no es consciente de cuánto se está privando de las riquezas de la vida. Él no está presente en la vida con todos sus colores y texturas; tan solo se desliza sobre ellos aterrorizado de algún día poder perder distancia y en una de esas aterrizar… y hundirse en ellos.

El perezoso moderno elige vivir escondido, escapando de contribuir y  participar en el mundo. Pero lo que no sabe es que si un día se saca la máscara puede, con su verdad única y digna, mejorar la calidad de su vida y la integridad del mundo.

Amor y Luz,

Monica



Subscribe to our mailing list

* indicates required